“Piensa en un abrazo, pero no en un abrazo cualquiera, piensa en un abrazo de un ser querido, en el que por unos instantes el tiempo se paraliza y te encantaría que fuera eterno, piensa en esa sensación… Esa sensación es Colores de Calcuta, desde que llegas hasta que te vas, poco a poco el abrazo se va haciendo más intenso y te gustaría que no se acabara nunca.”

Leticia Martínez Carnicero, maestra de educación especial, Madrid

Voluntarios en la unidad de desnutrición

Voluntarios en la unidad de desnutrición