Reencuentro con Calcuta. Tinuca Revolvo

"Cada vez que pienso en viajar a Kolkata, cada vez que inicio los preparativos, cada vez que mi maleta se llena de mí para estar un tiempo con el proyecto de Fundación Colores de Calcuta, mi alma se siente agitada. En primer lugar por la emoción que me produce el reencuentro con las niñas en Anand Bhavan, ver cómo el esfuerzo de todos los que formamos la base en la que se sustentan Antonio y Maria, llega a ellas para su desarrollo y llegar a ser unas mujeres con futuro en la sociedad india, que ayuden a los suyos en su desarrollo hacia una vida mejor. Esa directora del centro, Pranita, una mujer india implicada en la ayuda a los más desfavorecidos. El trabajo en el Centro Médico apoyando el

María, de Calcuta a Barcelona

"Todo empezó el día en que cinco estudiantes de medicina conseguimos contactar con la ONG "Colores de Calcuta" para ir en agosto 2012. Muy ilusionados y con muchísimas ganas de ayudar, en julio empezamos con una venta benéfica de pulseras para esta ONG la cual tuvo mucho éxito, pues conseguimos recaudar 3.100 euros íntegros para la ONG. Nuestra experiencia en Calcuta fue nueva, muy dura e impactante, pero muy muy gratificante. En resumen, algo inolvidable. Después de nuestro voluntariado, una vez ya en Barcelona, fuimos más conscientes de lo afortunados que somos. No nos olvidamos de las sonrisas de las niñas de Anand Bhavan, ni de los pequeñajos de la unidad de desnutrición. Nos acordamos mucho de todos los miembros que forman parte de esta ONG. Nos sentimos con ganas

2014-01-25T10:03:27+01:0025/Ene/2014|Categorías: Testimonios|Etiquetas: , , , , , |

Mercedes: una lección de vida

"Mi primer día como voluntaria en la unidad de desnutrición me encontré con un niño que se negaba a recibirme pues estaba invadiendo su rutina. En mi último día salía por la puerta mientras nos mirábamos el uno al otro compenetrados y él me sonreía esperando a que volviera a cogerle en brazos tal y como estábamos cinco minutos antes. Así fue mi despedida de Colores de Calcuta. Este proyecto me ha enseñado a disfrutar y saborear las cosas más sencillas de la vida, lo básico, lo que siempre está presente con nosotros y ni siquiera apreciamos. Ahora, desde España, soy más feliz de lo que nunca fui teniendo exactamente lo mismo porque sé cómo saborearlo, una lección de vida que aprendí con vuestro proyecto. Gracias." Mercedes Ródenas, estudiante de

2021-03-16T11:14:04+01:0018/Ene/2014|Categorías: Testimonios|Etiquetas: , , , |

Laura y Puja

"Creo que nunca me olvidaré de Puja, la pequeña que entró en el programa cuando nosotros estábamos allí. El primer día la trajo su madre para una revisión y nos explicaron que sufría una importante desnutrición y raquitismo. Pude ver como los primeros días no era capaz de estar sola sin que nadie la cogiese y no aceptaba nada de lo que le dabas, pero tengo su imagen del día que nos fuimos: sentadita en el suelo sola con un enorme globo entre sus manos. Estaba avanzando." Laura Molero, estudiante de medicina, Barcelona

2021-03-16T11:14:04+01:0018/Ene/2014|Categorías: Testimonios|Etiquetas: , , , , |

Silvia, la experiencia de compartir

"Ha sido toda una experiencia compartir y formar parte de su vida durante un tiempo, rodeada del resto de voluntarios, con los que se crean lazos muy cercanos, y fundirme en el trabajo y quehaceres diarios, fundamentalmente atendiendo y jugando con los niños, rodeada de unas personas excepcionales en lo humano y profesional, en un lugar donde es fácil abrir el corazón y permitir ese flujo de entrada y salida que tanto nos beneficia a todos." Silvia Hidalgo, técnico de laboratorio, Gran Canaria

2021-03-16T11:14:04+01:0018/Ene/2014|Categorías: Testimonios|Etiquetas: , , , , , |

Tinuca en Anand Bhavan

"No sabía que podía hacer yo en Calcuta por este proyecto, pero una vez allí, me sentí llena de gratitud por poder hacer felices aunque solo fuera un ratito a estas niñas, el compartir con ellas esto ha sido bonito, descubrir sus caras cada día, cuando llegaban del colegio y miraban el muro y descubrían su nombre, muchas me llamaban Tinu-Didi, su nombre estaba mal escrito, el color del globo no les gustaba, querían otro color, las convencía de que no estaban terminados, que esperaran, ladeaban su cabeza en señal de aceptación, ese gesto era uno de los que más me conmovía. Estas niñas te enganchan, no piden nada, pero te dan su cariño. Que las niñas que parecían duras, que al principio no te dejaban acercarte, vinieran y te

2021-03-16T11:14:04+01:0018/Ene/2014|Categorías: Testimonios|Etiquetas: , , , |

Leticia, un abrazo de Colores

"Piensa en un abrazo, pero no en un abrazo cualquiera, piensa en un abrazo de un ser querido, en el que por unos instantes el tiempo se paraliza y te encantaría que fuera eterno, piensa en esa sensación… Esa sensación es Colores de Calcuta, desde que llegas hasta que te vas, poco a poco el abrazo se va haciendo más intenso y te gustaría que no se acabara nunca." Leticia Martínez Carnicero, maestra de educación especial, Madrid Voluntarios en la unidad de desnutrición

2021-03-16T11:14:04+01:0018/Ene/2014|Categorías: Testimonios|Etiquetas: , , , |
Ir a Arriba