La desnutrición se relaciona con más de un tercio de las muertes de niños menores de 5 años. En India, cerca del 50% de los niños de estas edades la sufren, porcentaje que aumenta significativamente en barrios como Pilkhana. Las consecuencias para el niño con desnutrición no son solo físicas, sino intelectuales y emocionales, afectando a su capacidad de aprendizaje, a su desarrollo global y, por tanto, a su futuro.

Por ello, junto con la atención sanitaria que se proporciona en el centro médico a las mujeres embarazadas y a los niños, contamos con un programa de tratamiento para niños con desnutrición de 0 a 2 años, que ofrece dos servicios: una unidad de día para los casos más extremos y un programa de atención semanal.

Cada año, alrededor de 120 niños reciben un tratamiento integral, que consiste en proporcionarles no solo el alimento y la atención médica que necesitan, sino además la estimulación que les ayuda a recuperar la sonrisa, las ganas de jugar y de aprender. Como parte del tratamiento, también se trabaja con las madres en sesiones de grupo, donde se les enseña pautas básicas de crianza saludables.